​La gestión de Rodolfo D’Onofrio poco tiene que ver con las dos que lo precedieron. Y es que más allá de los logros deportivos, el actual presidente de River mantiene un proceder completamente diferente del que tuvieron los anteriores mandatarios que llevaron al club al infierno institucional.

En referencia a José María Aguilar y Daniel Passarella, esta semana hubieron novedades en cuanto a sus situaciones judiciales. El primero, quien mandara en Núñez entre 2001 y 2009, fue sobreseído en las causas que enfrentaba. Aguilar estaba siendo investigado por el empleo de barra bravas y por irregularidades tanto en los pases de varios jugadores como en la construcción del Museo River. Al haber transcurrido más tiempo que la pena máxima estipulada para estos delitos (6 años de prisión), su abogado logró que las causas prescribieran.

Golden Foot Award - Day Two

Distinta suerte corre el Káiser. El día jueves, la Sala 5 de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional confirmó su procesamiento, el de otros dirigentes de su gestión (Diego Turnes, Daniel Bravo, Hugo Carreras, Daniel Mancusi, Eduardo Rabuffetti y Gustavo Poggi) y el de ciertos barras por la reventa de entradas durante su gestión. Además, cada uno de ellos fue embargado por la suma de 1 millón de pesos.

LEAVE A REPLY