Los desafíos deportivos pueden seducir a los futbolistas a dejar un club para dar el salto de sus carreras. Sin embargo, muchas veces, el dinero es la principal razón para irse. El repaso de algunos casos emblemáticos.

6. Miguel Almirón (Lanús)

El volante paraguayo había sido la figura de Lanús en la conquista del Torneo de Transición 2016 y su nombre ya se mencionaba en algunos de los equipos más grandes del país e incluso de Europa. Su camino seguiría en el Atlanta United, un club nuevo de la MLS con mucha billetera pero poca historia y ambición deportiva.

5. Carlos Tévez (Boca)

Atravesando el mejor momento de su carrera y codeándose con los mejores de Europa en la Juventus, el Apache le hizo caso a su corazón y decidió volver a Boca en 2015. Sin embargo, tras poco más de un año y cansado del mundo que lo rodeaba en Buenos Aires, aceptó la multimillonaria oferta del Shanghai Shenhua. Un año en China le bastó para nuevamente pegar la vuelta.

4. Mauro Zárate (Vélez)

Al menor de los hermanos Zárate se le cuestionó fuertemente su decisión de dejar Vélez para pasar al Al Sadd SC del fútbol qatarí allá por 2007. La oferta tenía un gran atractivo económico, pero significaba un retroceso en la parte deportiva. Finalmente, Mauro estuvo solo un año en Qatar y luego pegó el salto a Europa.

3. Ignacio Piatti (San Lorenzo)

Piatti no era un pibe cuando decidió partir de San Lorenzo hacia el Montreal Impact de la MLS. Lo que llama la atención en este caso es que el volante se encontraba en el mejor momento de su carrera, con posibilidades de ir a jugar posiblemente a un país más competitivo que la liga de los Estados Unidos.

2. Manuel Lanzini (River)

Formado en las inferiores de River, tras debutar en Primera, Lanzini se fue a préstamo un año al Fluminense. Regresó y se afianzó, marcando goles importantes en la Bombonera y siendo una de las figuras del equipo de Ramón Díaz campeón del Final 2014. En 2013 ya había rechazado una oferta del Banni Yas, pero al año siguiente se dejó tentar por los millones del Al Jazira de los Emiratos Árabes.

1. Ezequiel Barco (Independiente)

El caso más resonante del último año en el cual se privilegió lo económico por sobre lo deportivo. Tras ser importante en la obtención de la Copa Sudamericana, Barco hizo todo lo posible para que Independiente lo vendiera al Atlanta United de la MLS en un pase que se terminó haciendo por más de 12 millones de euros.

El jugador de 19 años tenía por delante la Libertadores, pero eligió asegurar su futuro económico.

MIRÁ TAMBIÉN: Las estrellas mundiales que estuvieron muy cerca de jugar en el fútbol argentino